El Guaire, 72km de agua sucia recorren Caracas
Mabel Sarmiento Garmendia
20 julio 2010

Últimas Noticias. pp:2-3


“Quién no te conoció cuando eras anchuroso, quién nunca se bañó en tu cauce puro cristalino, quien nunca en tu caudal calmó la sed de los caminos, no sabe los momentos placenteros que ha perdido”.

Así comenzó Billo Frómeta, su canción Mi viejo Guaire. 

Son frases sencillas pero certeras cuando describe a un río que se dibujó en Caracas como la arteria vital y del que hoy en día sólo queda en los recuerdos, por ejemplo, en los descendientes de las famosas lavanderas del Guaire, esas que por allá en los inicios del siglo pasado sacaban el curtido de sus batas blancas en las piedras del caudal.

Ciertamente, ese río era un referente protagónico de la geografía capitalina. Incluso, en los avisos de venta inmobiliaria era un “gancho” colocar que el apartamento o la casa tenía vista panorámica hacia el Guaire.

En los avisos de venta inmobiliaria era un “gancho” colocar que el apartamento o la casa tenía vista panorámica hacia el Guaire

No había quien no viajara en balsa por el surco. Incluso, por él se transportaba la madera con la cual se construyeron luego muchas fábricas de la época de los techos rojos. 

Para ilustrar un poco más lo útil que resultó, en el libro Viaje a las regiones equinoccionales del Nuevo Continente, año 1941 (se cita en el texto Historia de un río, bajo la producción de Julio Bolívar, hoy en edición) hay una narración de Alejandro de Humboldt, en la cual cuenta que de Las Adjuntas al pueblo de Antímano se cruzaba el río 17 veces. 


HABLAN LOS CITADINOS

Germán Silva. “El Guaire se usaba para la recreación. Dicen que lo están limpiando, pero eso cuesta mucho trabajo”.


Carmelo Fernández. “Se usaba para bañarse, pero se convirtió en una cloaca. Hay quienes dicen que es irrecuperable”.


Yuma Alleymne. “Me contaron que era muy importante para la siembra y que era para recrearse el caraqueño”.



Un poco más de historia

Enrique van Lansberg, en su libro Venezuela pintoresca, año 1853, tomo I, escribió que El Guaire se forma por la unión de los ríos San Pedro y Macarao en el sitio denominado Las Juntas (Las Adjuntas).

A su paso fertilizaba las tierras de varias haciendas. Pasaba por el pueblo de Antímano y buscaba curso por las siembras de caña amarga. 

Así llegaba a encontrarse con las aguas de las quebradas Anauco, Catuche y Caroata, que pasan por el centro de la ciudad, para volver a prestar sus servicios hídricos a la multitud de haciendas de café que rodeaban los pueblos de Sabana Grande, Chacao y Petare, donde había una agradable vegetación con abundancia de bucares. Hablamos de los inicios del siglo XX.


FUNCIONES DEL RÍO

Reglas. Guillermo Durand, cronista de la ciudad, cuenta que el río servía para el esparcimiento y la recreación. Incluso así aparecía en la gaceta de 1804, donde se hacía una distinción de los sitios donde se podían bañar por separado hombres y mujeres.


Para el trabajo. En la época de la República y también de la Colonia, las aguas de ese caudal eran usadas para el riego de los sembradíos de caña amarga y otras verduras. También en varios tramos se bañaban las bestias. 



El Guaire tiene una longitud de 72 km y atraviesa Caracas en dirección este-oeste. Desemboca en el río Tuy y sus tributarios son los ríos Macarao, San Pedro, Caroata, Anauco, Valle, y entre las quebradas se cuentan Caricuao, Canoas, Maripérez, Chacaíto, Baruta, Quintero y la de Pajaritos, según Ylsi Vásquez, directora del Sistema de Información Geográfico de la Alcaldía Metropolitana, quien además informó que en esas cuencas es donde, más se pueden producir avalanchas torrenciales, pues tienen una combinación de grandes bloques sueltos o fracturados y pesados que están en las partes altas, y que pueden desplazarse por estrechos corredores a gran velocidad arrastrando árboles. 

Eso fue lo que ocurrió en los eventos de 1999 y en las cercanías de las quebradas Agua de Maíz y Sebucán, las cuales además tienen un historial predominante de desbordamientos. 

En total, se llegan a contar cerca de 350 nutrientes fluviales que caen en ese río principal, que ilustró postales y cuadros de la época. 


La gran cloaca

Al pasar las décadas y ubicarnos en 2010, vemos un surco de agua que no es ni la sombra de aquello que nos contaron nuestros abuelos.

Incluso, en el río habitaron especies de peces, que quizás -si sobreviven aún a los agentes contaminantes- se encuentren en las cuencas altas del río Tuy, donde igual confluye el Guaire. Y puede haber más historia sobre la vida acuática: Guillermo Durand, cronista de la ciudad, cuenta que los caraqueños hablaban de una leyenda sobre un hombre que vendía anguilas del Guaire.

Ahora, de ser la principal fuente de agua (los pobladores se asentaban en las riberas precisamente por las fuentes hídrica e incluso les pedían permiso a las autoridades para construir molinos que serían usados en las siembras) pasó a ser el destino de las aguas negras.

Todo ello ocurrió debido a la explosión demográfica que sufrió la ciudad a partir de 1930, y que se acentuó entre los años cuarenta y cincuenta del siglo pasado. 



SURCOS DE AGUA

Seis cadáveres han hallado este año en San Agustín, Los Chaguaramos, El Paraíso y vía Caricuao. 


350 quebradas. La mayor parte se ubica en la vertiente norte de Caracas. Nacen en el Ávila. 


2 zonas industriales. Las industrias de La Yaguara y Los Ruices descargan sus aguas en El Guaire. 


1 planta de tratamiento. En El Chorrito (Mir) se instaló la primera planta de tratamiento de ese caudal. 



El teniente coronel Jorge Molina, ex comandante de los Bomberos Metropolitanos, explica que cerca del caudal los habitantes se encontraban en condiciones óptimas de sanidad y, además, podían tener esparcimiento debido a que estaba provisto de una afortunada flora y fauna.

Refirió que a mediados del siglo XX se construyó un gran colector en el margen del Guaire para recibir las cloacas de la ciudad.

Se pensaba que todas las aguas servidas estarían conectadas a esa red, pero no las enlazaron y, por ello, caen directamente a las quebradas o al Guaire o pasan por los drenajes, por donde sólo debería salir agua de lluvia. De allí su vulnerabilidad, según Molina. 

La tarea del Ministerio de Ambiente será hacer circular por la red de colectores ubicada por debajo del canal del río las 92 mil toneladas de agua con desechos orgánicos que llegan cada año a ese torrente, de donde incluso han rescatado cadáveres, carros, motos y autobuses, como sucedió el mes pasado, cuando una buseta con 52 pasajeros cayó al cauce en el tramo del puente de Las Mercedes, municipio Baruta, lo que generó un caos que se prolongó por más de tres horas.

El Guaire es también sinónimo de preocupación cuando llegan las lluvias. Se sale de su cauce en Las Mercedes, Quinta Crespo y Petare. En su historia hay dos grandes inundaciones, una ocurrida en 1952, que afectó a El Paraíso, y la otra en 1983, que causó estragos en La California. Su punto crítico de crecida está en La Línea de Petare.



Transcripción y montaje: Carlos Marín. 


Mabel Sarmiento Garmendia
No items found.
20 julio 2010
Referencias bibliográficas
No items found.
No items found.