Saga del Guaire
2017

Guaire al viento

Melena peinada a trozos: 

aquí más dócil, aquí, caracolito.

Sin lazos, ni cintas

va tu pelo

              arrastrándose 

entre nosotros.

Ni color, ni brillo, 

mal perfumado: 

agua triste que nos ofende

por todo el cuerpo

desesperado. 


Guaire al sol

Se ríe y salta de punta en punta

a lo estrecho, 

a lo corto.


Cuerda floja, 

sábana gris en punta de pie.


Tejido de tul 

tela  invisible 

que consigue el punto de plata

que brilla y brilla

¡Imposible!

pero casi

bello. 


Guaire de mayo

Miles de lunares luminosos

como pecas caídas desde el sol

o

globitos titilantes

bailan sobre sus aguas terrosas

y las adornan

con tal brillo

que podemos adivinar


algo 

de un esplendor 

hoy enterrado 

entre la mugre 

que lo condena. 


Guaire gris

Eres feo, 

te falta la gracia de los caudalosos, 

el tongoneo de los más largos, 

el secreto de los selváticos. 


No eres claro, ni limpio, ni sedoso. 

No te peinan orillas de esmeralda.

No te perfuman las flores de tu vera.

No te afina el paso del tiempo, ni te educa la brisa rica de la tardecita. 

No te mejora el calor de los veranos apretados.

Ni sientas cabeza por las lluvias tercas de estos extraños inviernos

          –vapor y calina—



Insistes en avergonzarnos: 

ruina y barro, 

rabia y decepción

son todo el adorno 

que  dejas 

a tus huérfanos. 


Guaire pobre

Hilito mínimo de una baba enlodada

Lágrima estirada que se arrastra con sueño

Charquito menudo de lluvia pequeña.

Ni te ves, ni susurras.

Agüita encogida

intentas convencernos, 

cansado, 

de que eres un río

de Verdad. 





Guaire triste

Nos tiene miedo

se esconde de miedo

para no vernos, para ahuyentarnos


Mengua de rencor

Mengua de pena


Se espanta de esta miseria

de gente rota

de ojos infames

de lenguas negras


Y a veces, 

llora tanto 

que nos arrasa. 


Referencias bibliográficas
No items found.
No items found.